De cuando Francia era corneta

Me encantan los dichos y las frases hechas. No sé por qué, pero me chiflan.

Hace más de dos años que no escribo nada en el blog y llego como si nada hubiese pasado. La verdad es que una vez que uno entra en la vida laboral, no es tan fácil mantener los buenos hábitos y no dejarse llevar por el cansancio. Pero he decidido que quiero encontrar tiempo para seguir compartiendo mis vivencias con ustedes (si es que hay alguien por ahí…).

Encontré trabajo en París en 2017 como gestora de proyectos técnicos (pero no de traducción) en la Asociación Francesa de Estandarización y, desde entonces, no me he sentado a hacer un repaso de lo vivido y de lo aprendido. Mi trabajo consiste en gestionar los proyectos técnicos relacionados con el medio ambiente, la acústica y el eco-diseño de principio a fin. Mi tarea consiste en asegurarme de que los textos que publicamos en esos ámbitos (estándares franceses, europeos e internacionales) lleguen a buen puerto y respondan a las exigencias de calidad. Trabajo en una asociación en la que la mayoría de los empleados han hecho prácticamente toda su carrera. En mi departamento, más de la mitad de los empleados tienen entre 50 y 60 años. Y aquí viene lo interesante.

car-2184905_1920

Comparto oficina con una compañera de trabajo que está cerca de jubilarse y tiene unos 62 años. Es una verdadera parisina: se queja mucho, siempre hay algo que va mal, la ciudad es una mierda y todo podría ir mejor. Tengo la suerte de que tenemos muy buena relación y de que hablamos mucho (bueno, bastante, que también trabajo) y he descubierto en estos dos años que es una auténtica mina de oro en cuanto a dichos y frases hechas francesas se refiere. Una especie de enciclopedia Larousse de los años 70. Un tesoro. En esta entrada he decidido compartir con ustedes los dichos que he aprendido con ella (y ese también será mi homenaje antes de que se jubile el año que viene), así como su significado. No me atrevo a traducirlas todas, pero dejo claro cuál es su sentido. Seguramente algún traductor desorientado acabará en esta página buscando el significado de las perlas que estoy apunto de escribir:

Dichos franceses (algunos son marca de la casa, aviso)


1. Me sauter dessus comme la pauvreté sur le monde
Este expresión se aplica a los casos en los que se te abalanza una situación de improvisto. Para mí, vendría a ser como si “se te echase algo encima cual tigre de bengala” (#expresionesmadeinCanarias).

2. Je suis retraité(e) de la volupté
Marca de la casa. Significa, y cito literalmente a su autora, que lo que está de cintura para abajo ya no te interesa un carajo.

3. J’ai les mains moites et les pieds poites
Básicamente te suda todo porque estás anticipando una situación estresante. Así que “te sudan pies y manos”.

4. Tu prends du pied dans la chaussette
Significa que vas cogiendo confianza. Pero más bien en un sentido negativo, como intentado decir que “te estás viniendo arriba”.

5. Il va falloir que je me prostitue verbalement
“Voy a tener que prostituirme verbalmente”. Es decir, tener que pedir un favor o hablar con alguien que no aprecias para obtener algo en concreto.

6. Elle a une horloge suisse dans le ventre
Esta es una de mis preferidas porque tiene una historia detrás. Nuestra compañera de oficina se va a comer con sus amigas todos los días a las 11:30 (sí señores, hay gente en Francia que come a esa hora). Y todos los días a las 11:28 oímos cómo cierra la puerta de su oficina y se va a almorzar. Esta expresión se traduce literalmente como “tiene un reloj suizo en la barriga”, que en este caso viene a halagar el talento del estómago de nuestra compañera para avisarle todos los días de que a las 11:28 tiene que estar cogiendo la puerta.

7. Je vais le mettre en gros, gras, graisseux
Te lo voy a poner en un cartel luminoso para que lo veas bien. Te lo pongo en negrita, en mayúsculas y en talla XXXXXL.

8. Insipide, inodore et sans saveur
Eres como el agua vamos: líquido incoloro, inodoro e insípido.

9. Il va me faire 3 caisses et 6 petits fûts
Me va a montar:
– un pitote
– un pollo de la ostia

10. Trois francs six sous
Mis compañeras lo usan cuando compran algo y que les cuesta “cuatro duros”.

Espero que esta valiosa información sea de utilidad y que la sabiduría que mi compañera ha compartido conmigo pueda ser esparcida por el resto del mundo. Al fin y al cabo, “le français est une langue qui résonne”.

Un comentario en “De cuando Francia era corneta

  1. Chasli dijo:

    Hay alguien por aquí. Muy interesante, muy ilustrativo y mejor desarrollado. Sigue deleitándonos con tus aprendizajes.
    “No pierdas las buenas mañas”….. tradúcelo, si puedes.

    Un lector anónimo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s